Skip to content

Loret de Mola erró 9 veces en una columna

14 November, 2012

Foto que queda muy bien con el artículo, del 2007. Tomada de adnpolitico.com

Sobre un tema que… ¿Se supone que Loret de Mola es un líder de opinión en el tema de política estadounidense? Si no lo es, ¿Por qué escribe sobre eso? Y, ¿Por qué escribe sobre él utilizando argumentos “imprecisos” que probablemente encontró en algunos blogs?

Carlos Loret de Mola, en una columna publicada el día después de las elecciones presidenciales en EUA, logra atraer visitas a su columna al ponerle la cabecera “Si AMLO fuera gringo”. Tiene ya la cabecera, ahora sólo falta atarla al tema que queire desarrollar, pero  no tiene mucho éxito.

Comienza especulando cómo se sentiría el ex-candidato presidencial en el proceso de Estados Unidos, ya que si se queja del proceso mexicano, pues el proceso americano es un desastre (según Loret de Mola).

El único problema es que, como lo comprobaré punto por punto y con simples búsquedas de información concreta por Internet, ninguno de las afirmaciones en su “opinión” son totalmente ciertos, uno es inventado y otros sólo una punta de la realidad. Si me leo enojado por esto, es que es un tema que sigo detalladamente y me apasiona, así que ver a alguien escribir tan mal esto, sobre todo consciente de que le pagan por hacerlo, me… alborota.

Tengo bastante ganas de desmentir algunas dudas sobre el sistema electoral estadounidense, que pienso yo podría enseñarle algunas cosas al mexicano (y, viceversa, el mexicano le podía enseñar algunas cosas al americano), así que aprovecharé y a continuación los puntos y la verdad (o por lo menos más aproximada que la de él):

1. Las campañas en México costaron oficialmente seis mil millones de pesos, las de Estados Unidos el equivalente a ¡67 mil millones!: 11 veces más en un país sólo tres veces más poblado.

Aunque es cierto que el costo de las elecciones es demasiado y fue un récord, el dinero es totalmente privado y no del erario público como en México, así como el hecho que esos “67 mil millones” no es costo de la campaña presidencial en sí, sino el costo de las pre-campañas presidenciales y otras,  y el dinero de segundos y terceros. Aquí pueden ver un excelente desglose de los gastos de campaña presidenciales y de dónde vinieron. Pueden ver la gran diferencia entre las campañas de los Republicanos y los Demócratas.La mayoría del dinero de Obama provino de millones de pequeñas donaciones de menos de 200 dólares, de la clase media donando como si fuera a la Cruz Roja, mientras que Romney y los Republicanos dependieron mucho más de donaciones enormes y millonarias de sólo un puñado de empresarios. De hecho, como lo argumenta éste escritor en The National Memo, la campaña de Obama fue mucho mejor en administrar su dinero que la de Romney, muchísimo mejor.

2. Por ley, 70% de ese dinero no es fiscalizable, pues ingresó a las campañas a través de los Súper Comités de Acción Política. 

Cierto, y no a la vez. Aunque una gran cantidad del dinero llega en la forma de “dark money”,como pueden ver en esta página, mucho del dinero sí es fiscalizable, no 70%. El dinero utilizado por los comités de ambos partidos y las campañas de los candidatos, es totalmente transparente (y fue la más efectiva para el voto). Pero,con la decisión de la Suprema Corte de Justicia en el 2010 de considerar a las corporaciones como personas que pueden donar ilimitadamente a campañas, esto le abrió las puertas a millones de dólares provenientes de sólo unas cuantas personas y organizaciones, por medio de los famosos “Super Pacs”. No cita de dónde sacó la cifra de “70%”.

3. La mayor parte del dinero fue para pagar spots en televisión, en total, un millón de anuncios. En México son gratis: se repartieron 43 millones de spots.

Ahora, de todos los puntos que él hace, éste quizás es el más allegado a la realidad. En efectivo, un poco más de la mitad del dinero se dedicó a spots televisivos (pero tampoco la enorme mayoría), aunque como ya lo mencioné, la campaña de Obama fue mucho más eficiente en cómo gastar el dinero y también gastó bastante en esfuerzos para aumentar la participación y registrar votantes. A parte, no todo el dinero es creado igual… la campaña de Romney y sus aliados millonarios gastaron más dinero en spots pero lo mal gastaron debido a que , como no era dinero propio de la campaña del candidato, las televisoras les cobraban más que a la campaña de Obama.

4. El dinero en las campañas presidenciales y legislativas en Estados Unidos ha sido motivo de escándalo, porque los políticos ya en el gobierno suelen beneficiar a quienes los financiaron.

Pues, sí. Se salvó aquí porque no hace mención de datos. Sólo dice que hay controversia y ya…

5. En Estados Unidos, el acarreo está permitido: un partido puede, el día de la votación, hablar por teléfono a un ciudadano, mandar un vehículo por él, llevarlo hasta la casilla y regresarlo a su casa.

Aquí es en donde ya se pone buena la cosa. Supongo que se permite lo que no está prohibido, pero el criticar la facilidad con la que la gente puede votar o “acarrear” la gente en Estados Unidos, es ignorar su historia. Estados Unidos, como sabemos, tiene una historia mucho más complicada en cuanto a los derechos civiles y los derechos de negros, mujeres, latinos y jóvenes para votar. En caso contrario a México, en Estados Unidos las grandes controversias electorales o elecciones más controvertidas no han girado en torno a la compra de votos o fraude electoral, sino en torno a los esfuerzos de un partido u otro (casi siempre del Partido Republicano y la elite blanca) de dificultarle el voto a grupos en específico, ya sean los pobres, jóvenes, negros, latinos, adultos mayores, etc., que votan por el Partido Demócrata. Éste video explica sencillamenteporque los Republicanos hacen todo lo posible para poner trabas al momento de votar, y por qué durante esta última elección, el tema de la supresión del voto fue mencionada tanto por el Presidente Obama como Clinton en la Convención Nacional Demócrata, y hasta atrajo la atención de medios tradicionales hacia los gobernadores Republicanos de Florida, Ohio y Pennsylvania (entre otros estados) por implementar requerimientos de voto con identificación o disminuir los tiempos de votación temprana. Fue un intento transparente de robarle votos a Obama, y por eso es considerado como una virtud—del sistema electoral americano— el hecho de que NO se requiere identificación para votar (pero sí se necesita estar registrado), de que se tiene que hacer todo lo posible para llevar ciudadanos a las casillas, ya sea llamándoles, preguntándoles si van a votar o hasta llevándolos, porque mucho se ha intentado tras los años de coartarle el derecho a millones. El chiste es que TODO mundo vote, y no sólo los más ricos o blancos. No hay acarreo masivo y nunca ha sido un verdadero problema, a pesar de los mitos que se inventan los Republicanos y que repite Carlos Loret de Mola. El propio ex-jefe de campaña de John McCain criticó los intentos de su propio partido por suprimir el voto Demócrata.

6. El Centro Pew denunció que en el padrón electoral hay dos millones de votantes registrados en dos o más estados, que pueden sufragar varias veces. Operación carrusel, pues. Esto equivale a cuando menos seis puntos porcentuales de la votación.

Eso es un mito. Aunque es cierto que el padrón electoral en Estados Unidos es un cochinero, se debe porque no hay uno nacional, sino que cada estado administra su padrón. Esto afecta más a votos jóvenes (que se mueven mucho de lugar) y de minorías.  La razón por la que hay millones de personas doblemente registradas es porque Estados Unidos es un país con alta movilidad geográfica y el sistema es estatal, no federal, por lo que la gente necesita registrase para votar cada que se muda de estado, ciudad o condado, pero se olvida “desregistrarse”, y no es porque alguien se registra una vez en su vecindario, y luego va a otra para registrarse en la misma ciudad y hacer transa, no. Carlos Loret de Mola lo hace sonar como si todos esos millones de electores extras se la pasan votando por Obama o Romney todo el día, pero nada puede ser más fuera de la realidad. Aquí está el reporte que cita él, que termina contradiciendo lo que de Mola infiere (que esto le da ventaja a algún candidato que acarrea o hace votar doblemente a personas, o a Obama), aunque esto pone más en desventaja a Obama que a Romney, quien depende de votantes mucho más elásticos (jóvenes y minorías que se mudan mucho). Aún así, ganó Obama gracias precisamente a que se enfocó a registrar a nuevos jóvenes, minorías y mujeres, dándoles la oportunidad de votar. Las filas en algunos estados para emitir el voto eran hasta de 4 horas, así nadie va a andar votando doble, y la gran ventaja que tiene el sistema americano es precisamente que NO es centralizado como el México, sino que es totalmente ciudadano (hay casillas instaladas hasta en patios de ciudadanos privados) y descentralizado, por lo que es más difícil organizar fraudes a gran nivel y acarrear o embarazar urnas al estilo mexicano, sin mencionar que hay literalmente CIENTOS de maneras de votar. Oregon, por ejemplo, vota totalmente por correo postal, mientras que en algunos estados se utilizan máquinas electrónicas, en otras se permite votar hasta meses antes del día de la elección, votar por pizarrón, boletas simples, tarjetas de perforación, etc. NO es anti-fraude, pues su ventaja es también desventaja (mucho caos), pero no el peligro de que haya “carrusel” como implica Carlos.

7. Votar varias veces se facilita porque no existe una credencial para votar ni al que sufraga se le entinta el dedo. Tampoco hay un padrón electoral nacional, porque las elecciones no las organiza una autoridad federal, como el IFE mexicano, sino que están en manos de organismos estatales, y en cada estado las reglas son diferentes.

Igual, repito lo anterior y este estudio desmiente mucho de los mitos que Loret de Mola cita en esta columna, que coinciden con los argumentos falsos que han promocionado los Republicanos durante años.  Hay un debate legítimo para requerir un poco más de seguridad y orden en el sistema, pero el pedir credencial o identificación para votar va en contra de la idea de que cualquiera puede votar y la gran mayoría de los intentos de implementar este requerimiento vienen NO de buenas intenciones, sino de malas. Acuérdense que nuestros vecinos del norte tienen una filosofía muy anti-gobierno en muchos aspectos, así que siempre se ha visto con malos ojos el implementar una tarjeta nacional o estatal de identificación, y muchos ni siquiera guardan su acta de nacimiento (sobre todo los ancianos y minorías más pobres), debido a que fueron marginados durante años décadas atrás (negros, latinos, migrantes, jóvenes recién graduados). Los esfuerzos por implementar trabas para votar, como requerir identificación, limitar los horarios de registro y votación o hasta cuotas, son vistos como intentos de marginar votos, no de “proteger el sistema”.

8. El prestigiado Centro Pew denunció que están dadas de alta en los padrones dos millones de personas que ya fallecieron. Cualquiera puede usar sus identidades para votar.

Lo mismo que expliqué en el punto 6, nadie está votando muerto (bueno sí, pero no porque emitieron un voto por ellos, sino porque murieron en el periodo entre que emitieron su voto temprano y el día de las elecciones, pero su voto es legal y justo). Pero de hecho, Carlos se está contradiciendo. Precisamente porque no hay un sistema central tanto de campaña como de padrón electoral, no hay tampoco IFE o “identidades” qué robar. MUY, pero MUY pocos casos se han detectado en la historia de alguien tomando la identidad de alguien muerto para votar, y cito el mismo estudio que dice que, la gran mayoría de estos centenares de casos de fraude (y cuando digo fraude, son casos de individuos equivocándose o actuando solos, no como parte de un fraude sistemático organizado) no hubieran sido prevenidos con la implementación de un ID para el día de la elección.

9. La prensa cercana al Partido Republicano se quejó de que la cobertura periodística del proceso electoral 2012 ha sido la más sesgada de la historia en favor de Barack Obama.

Hay papá. “La prensa cercana al Partido Republicano”. Ya salió el peine. Pues sí, todos estos puntos son argumentaciones que normalmente uno lee en blogs conservadores o de derecha, desmentidos una y otra vez por analistas independientes (no sólo del Partido Demócrata).

No, la cobertura no ha sido “la más segada en la historia a favor de Barack Obama”. Primero, porque Obama no ha sido candidato durante toda la “historia” sólo 4 años, y segundo: Podría hacer enlaces a docenas y centenas de prensa cercana a los Demócratas y Obama que argumentan lo opuesto, y hay hasta ONG’s y Asociaciones Civiles dedicadas a criticar lo que ven como cobertura mediática segada a los Republicanos, especialmente por parte de Fox News. (Aunque MSNBC ha querido transformarse en la versión liberal de Fox News, al ser más pro-Obama en los últimos años).

Pero, citaré mejor observadores independientes sobre la cobertura favorable o desfavorable a ambos candidatos durante el 2012 (y no sólo observadores partidistas). El Project for Excellence in Journalism (Proyecto para Excelencia en Periodismo) publicó un estudio días antes del fin de la campaña, y resultó ser que ambos candidatos recibieron casi el mismo número de cobertura negativa por parte de los medios, aunque una ligera ventaja para Obama.

Claro, Loret de Mola (así como los medios tradicionales en general) piensan que, independientemente de los méritos y realidades de cada candidato, la cobertura tiene que ser igual para ser objetiva (y así quedar bien con los políticos), negativa y positiva para ambos, al mismo nivel. No es cierto claro. Romney recibió cobertura negativa durante momentos negativos, como sus comentarios sobre el “47%” que fueron filtrados en un video privado, o los muchos errores que su campaña sufrió en septiembre. Si un candidato es malo, tampoco se puede inventar cobertura positiva a fuerzas.

Y no olvidemos que nada se puede hacer sobre las redes sociales y cómo el público—libre de líderes de opinión que les digan qué pensar— reacciona ante los candidatos. No es sorpresa que a Romney no le fue muy bien en Twitter, según el mismo estudio. 

10. El candidato que obtiene más votos de la gente, no necesariamente es el que gana. Esto ha sucedido 17 veces en la historia. Lo que importa son los votos electorales que se asignan por estado.

Este último punto se lleva la medalla. Miren nada más, de las 44 57 elecciones presidenciales, “17” han resultado en un candidato recibiendo más votos populares que el ganador del Colegio Electoral. Suena como una estadística que demuestra el fallo del sistema electoral de EUA, y que desacredita a cualquiera que gane de esta forma, pero…

Lástima que no es verdad. Quién sabe qué página de Internet sacó Loret de Mola la información, pero esto no “ha sucedió 17 veces en la historia”, sólo ha sucedido tres veces, dos en el siglo XIX mientras que la más reciente y famosa es la del 2000. Eso es todo, un historial democrático mucho más favorable (si es que esto es algo no favorable) comparado a nuestra propia historia democrática y a la mayoría de los países del mundo. Como lo dijo el entonces recién reelegido Presidente Obama en la noche del 6 (o mañana del 7) de noviembre del 2012, “La democracia en una nación de 300 millones puede ser ruidosa, problemática o complicada. Todos tenemos nuestras propias opinones.”

Estados Unidos es, dicen, una de las democracias más avanzadas del mundo.

Sí lo es.

Aquí está el artículo de Wikipedia sobre el Colegio Electoral (no sé si Loret de Mola sepa inglés, quizás por esto se equivocó tanto), en donde podrán fácilmente desmentir la mitad de lo que dice la “columna”.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: