Skip to content

Una voz en contra de la nueva reforma de los Derechos Humanos

5 April, 2011

Hace unas semanas, comenté aquí sobre la noticia de que el Senado de la República aprobó una reforma constitucional a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos y para elevar a los Derechos Humanos a “rango constitucional” (a pesar de que no hay una verdadera necesidad para hacer tal cosa).

Mi opinión era de que es un buen paso, pues ahora la CNDH podrá investigar y sentenciar a quienes abusen de los derechos humanos.

¿O no? Pues, por medio de Twitter, un blogger llamado Antonio Limón respondió a mi post sobre el ataque a un agente de la CNDH aquí en Tijuana,  y me recomendó su excelente análisis crítico de la “reforma” y vale la pena leerla.

Básicamente, argumenta que la reforma en verdad lo que hace es quitarle una poderosa e importante herramienta a la Suprema Corte de Justicia de la Nación para poder investigar violaciones a los derechos electorales y  humanos (llamadas Garantías Individuales en nuestra constitución).

Se llama el Artículo 97 Constitcional, insertado durante la elaboración de la Constitución de 1917 hace casi un siglo, y lo describe como:

…un candado democrático a esa constitución naciente, candado no para impedir [que se ]disfrute de algún derecho legítimo -como ahora acostumbran nuestros tartufos políticos- sino candado para garantizarla aún en medio de la vorágine criminal en que vivía México, lo maquinaron para que la Democracia tuviera herramientas jurídicas para defenderse y que en alianza con la Suprema Corte tuviera la oportunidad de -algún día- imponerse al servicio del pueblo.

En todo su escrito, un poco rebuscado en cuanto a vocabulario, nos narra cómo es que presidente tras presidente y los partidos políticos han querido eliminar el artículo.

¿Qué es lo que dice el artículo? Pues verán, hace precisamente lo que quieren que la CNDH haga, y hasta más:

Podrá también la Suprema Corte de Justicia de la Nación nombrar magistrados de Circuito y Jueces de Distrito supernumerarios que auxilien las labores de los tribunales o de los juzgados donde hubiese recargos de negocios a fin de obtener que la administración de justicia sea pronta expedita; y nombrará alguno o algunos de sus miembros o algún juez de Distrito o magistrado de Circuito, o designará uno o varios comisionados especiales, cuando así lo juzgue conveniente o lo pidiere el Ejecutivo federal o alguna de las cámaras de la Unión o el Gobernador de algún Estado, únicamente para que averigüe la conducta de algún Juez o Magistrado Federal o algún hecho o hechos que constituyan la violación de una garantía individual, o la violación del voto público o algún otro delito castigado por la ley federal.”

En teoría, esto ahora lo podrá hacer la CNDH… o por lo menos eso no han dicho. Pero Limón nos revela que no es así, y que le quitan un poder  a la Suprema Corte para dárselo a una institución mucho, pero mucho menos poderosa y sin posibilidades de verdaderamente actuar contra fraudes y crímenes electorales.

No he leído toda la reforma, pero se supone que le da a la CNDH poder para investigar y procesar crímenes de Derechos Humanos (los electorales siguen siendo facultad del Tribunal Electoral del Poder Judicial) a una institución “independiente” y enfocada en el tema. En teoría, suena bien.

Aunque, si respetáramos la Constitución en primer lugar, no necesitaríamos reformas como estas.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: