Skip to content

Apple y la esperanza que nos da

19 January, 2011

Un buen artículo, vía Andrew Sullivan, que habla sobre el poder de Apple en nuestra cultura occidental (y cada vez más, mundial).

En veces, se toma como crítica el decir que una marca o empresa se dedica a cultivar  fanatismo o lealtad , como Apple, ya que se cree que la funcionalidad no puede ser compatible con la mercadotecnia o imagen corporativa. Lo popular es así por sus “looks” y no porque en verdad “sirve” o tiene valor.

El problema que tiene esa crítica es que ignora el hecho de que hay mucho valor en la forma en que Apple ha logrado combinar tecnología compleja con sencillez al utilizarla, junto con una imagen pública de hacerte la vida fácil y mejor.

Andy Crouch lo explica mejor que yo:

Pero Apple ha hecho una cosa que casi nadie hace: pone los frutos de ingeniería locamente compleja de una forma accesiblepara todos. Antes del surgimiento de Apple, los avances en la tecnología informática significaba mayormente un abrumado incremento en la complejidad y  longitud de los manuales que acompañaban al aparato.

Apple logró hacer que la tecnología sea confiable para gente “cool”—común. Hizo productos que funcionaban, elegantemente, sin problemas y con una gran cantidad de estilo. Ellos mejoraron notablemente, sin lugar a dudas, de una generación a la otra — no sólo agregándole más y más características y complejidad enredosa (te estoy viendo a ti, Microsoft Word), pero en simplicidad. Presiona un sólo botón al frente del iPad y, ya tengas cinco o 95 años, puedes empezar a usarlo sin casi ninguna instrucción. No hay un manual. No se requieren nerdos.

Steve Jobs es quien se ha encargado a transformar Apple en lo que hoy es, un estilo de iglesia tecnológica, en el que todo mundo confía. No fue automática la reputación, pues sus productos son considerados entre los más confiables del mercado, como ya vimos.

Entonces, tienes a una empresa que se ha dedicado a hacerte la vida más fácil, cómoda e inspiradora. Aunque suene exagerado, es cierto.

El poder que te da un iPhone, iPad, tu MacBook Pro y el iPod, de comunicarte con el resto del mundo en cualquier parte, de traducirte textos automáticamente, de jugar durante horas, escuchar radio, tomar fotos, editar video y ahora hata ver y platicar con alguien en el momento nos da una esperanza de que, por lo menos durante un instante, el mundo esta bajo nuestro control y el futuro puede ser increíble.

Como dice Sullivan:

A veces, mi pesimismo Tory se instala en mi  y me he convencido de que nuestra actual Torre de Babel se desintegrará ante las fuerzas del fanatismo religioso o destrucción tecnológica, o alguna combinación demónica de los dos. Y luego veo el iPhone que puede traducir, joder, o una película de Pixar que puede trasladarte a otro mundo, o un edificio Gehry que te deja asombrado.

¿Cómo es que una civilización tan asombrosa puede destruirse a sí misma? En ese aspecto, sí, Steve Jobs nos ha dado algo de esperanza secular.

Todavía más alabanzas hacia Steve Jobs en este artículo de Gizmodo, en donde literalmente (no es cura) dicen que “el amor es el porqué Apple necesita a Jobs”.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: