Skip to content

La política del closet

13 May, 2010

Pues, el presidente Barack Obama anunció su nominada a ser la nueva juez de la Suprema Corte quien reemplazará al juez Paul Stevens. Elena Kagan es actualmente la procuradora de la administración de Obama y nunca ha sido jueza, aunque fue la primer rector femenil de Harvard Law School, y hasta fue compañera de Obama, junto con experiencia en la administración de Clinton también. Es muy inteligente dicen, algo liberal, muy pro gay, demasiada pro-poder del ejecutivo para los gustos de muchos (y míos), y… ¿lesbiana?

Ese es el rumor más interesante y caliente en el Internet y las murmuras de los medios tradicionales (aunque son muy cobardes para en verdad hablar de eso al abierto). Hoy, aparentemente ya se confirmó que simplemente es una mujer ocupadísima y nunca encontró al hombre de su vida (o ha encontrado, pues sería la ministra más joven de la SC).

Tiene toda la finta de lesbiana, eso sí, pero ya no importa. El problema que tenía la administración de Obama con hablar del tema  es por dos razones:

  1. Si mencionaban su sexualidad desde un principio podría haber sido una distracción
  2. Querían evitar decir “NO es gay” constantemente, pues puede que se la comunidad gay sea insultado.

Pero este pequeño capítulo nos ayudó a construir un debate sobre la política de mantenerse en el closet, algo que debería de haber avanzando más en este siglo, pero todavía muchos son demasiados cobardes para enfrentarse al tema.

Andrew Sullivan escribe un buen ensayo sobre esto y se defiende de aquellos que lo acusan de preguntar demasiado sobre algo que es supuestamente privado, aunque no lo es, pues el propio Obama ha dicho que la “experiencia de vida de la persona importa mucho en mi decisión”. Él eligió a Sonia Sotomayor el año pasado precisamente por su experiencia como latina y raíces en la clase baja.

¿Qué tan difícil es decir “la experiencia de Elena Kagan como lesbiana le ayudaría dar una nueva perspectiva a la Suprema Corte”? Eso es totalmente cierto y válido.

Lo más probable es que la confirmen, pues los Demócratas sólo necesitan 51 votos en el senado. Pero es un proceso político muy intenso para el presidente que la nomina también. Así que, me mantendré leyendo sobre esto durante los próximos meses.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: