Skip to content

La víctima, aparentemente, es el Papa y no los niños

25 March, 2010

Ayer , vía el WaPo y el NyTimes, se dio a conocer que hace algunos años, varios arzobispos le mandaron cartas al entonces Cardenal Joseph Ratzinger, rogándole de que haga algo o permita un juicio eclesiástico contra un sacerdote que había abusado a más de 200 niños y niñas en Wisconsin, Estados Unidos. El cardenal Ratzinger no respondió directamente, pero mando a perdonar al sacerdote Murphy, el acusado de abusos, porque “ya estaba viejo, frágil y arrepentido”. Pero nunca fue llevado a enfrentar la justicia, y nunca lo removieron de su puesto.

Otra instancia de impunidad, y del Vaticando preocupandose más por su imágen que por las víctimas. ¿Por qué? No es algo tan sencillo como dinero o poder. Nunca lo ha sido.

Es simplemente porque todos son unos viejos con traumas sexuales. Andrew Sullivan hoy lo dijo perfectamente en su columna sobre el sexo, Sin or Crime?. Lo cito:

Lo fascinante de esta nueva ola constante de incidencias de encubrimientos pasados de abuso sexual y físico en la jerarquía católica, es la noción de que los jerarcas tendieron a ver la violación de niños como un pecado y no un crimen.  Por eso, el énfasis en el perdón, terapia, penitencia – y no en el relevo, persecución  e investigación. Obviamente, hay una razón para esto: ellos estaban defendiendo la reputación de la iglesia al esconder sus más oscuros secretos, y usaban su autoridad religiosa para hacerlo. Pero sospecho de que también es cierto que contemplaban al abuso sexual de niños de esta forma:

Luego Andrew detalla como el sufrimiento de él cuando era un joven católico gay, es varias veces mayor en muchos de los padres católicos que prefieren esconder su sexualidad que enfrentar a sus creencias religiosas. Estas personas no crecen sexualmente y se convierten en sacerdotes con profundos problemas sexuales:

Muchos de estos hombres tormentosos tiene un desarrollo sexual y emocional detenido. Nunca han tenido una relación íntima o sexual con otro ser humano. Sexo para ellos es una abstracción, un pecado, y no una interacción con un igual. Y su sexualidad ha estado congelada en el primer veraz momento de terror interno: sus pre-adolescencia. Entonces, ellos tienden a estar atraídos aún hacia aquellos en su propio estado de desarrollo: niños adolescentes. Y en sus nuevos puestos eclesiásticos, les son dados acceso total a estos niños que los admiran por su poder.

Esos niños son la carnada perfecta. El resto del artículo esta lleno de muchas verdades, y los compara con Michael Jackson (!).

Como dice Andrew (y muchos otros). Si el Papa fuera el jefe de una organización laica, pública o empresa privada, con esta cantidad de abusos y encubrimientos, el Papa ya hubiera, mínimo, renunciado. MÍNIMO. En verdad, merecería hasta enfrentarse a juicio y admitir su culpa y responsabilidad.

No comments yet

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: